Espanha anuncia faturamento de 23,7 bilhões de euros com a indústria do vinho em 2019

Tempo de leitura: 6 minutos

Por Rogerio Ruschel

Prezado amigo ou amiga, em novembro passado, a Interprofisional del Vino de Espana – OIVE (a entidade representativa das cadeias produtivas do vinho espanhol, tanto na produção quanto na comercialização) divulgou um relatório sobre “A importância económica e social del setor vitivinícola na Espanha”. Os números são espantosos – como um VAB (Valor Acrescentado Bruto) de 23,7 bilhões de euros. Mas talvez a grande conclusão seja essa: a cada Euro investido ou movimentado pelo setor vitivinícola, a economía espanhola gera mais 1,75 euros de valor acrescentado direto e indireto.  E como se sabe, em qualquer lugar civilizado do mundo o vinho agrega valor imediato à gastronomia, ao turismo e à cultura e às suas enromes cadeias produtivas.

O estudo espanhol é muito rico e detalhado sobre vários aspectos de interesse de produtores com pretensão global – e sei que profissionais assim no Brasil são leitores de In Vino Viajas. Muitos destes dados sobre o nosso país nunca estão disponíveis – e quando estão, não se tem muita certeza sobre eles. O Ibravin – Instituto Brasileiro do Vinho, que durante 21 anos recebeu recursos para fazer este papel, neste periodo não deixou nenhuma contribuição fundamental para o setor, e em outubro de 2019 foi melancólicamente extinto com uma duzia de suspeitas e processos de malversação de recursos públicos. Enfim, apenas me lembrei quando li este estudo espanhol…

Veja um resumo da atividade da vitivinicultura na Espanha em 2019:

  • 938.000 has. de vinhedos
  • 8.000 empresas – das quais 4.000 são produtores de vinho
  • 546.000 viticultores, sendo 220.365 na Galicia e 388 em Asturias
  • 90 Denominações de Origen vitivinícolas
  • 41 Indicações Geográficas vitivinícolas
  • 1,5% PIB espanhol
  • 23,7 bilhões de euros (diretos e indiretos)
  • 20,1 milhões de hectolitos exportados em 2018  

A pesquisa, realizada por uma empresa de consultoria Analistas Financieros Internacionales (AFI), revela volumes e valores de produção por região, o papel da vitivinicultura ecológica no país, a relação entre vitivinicultura e produção agricola por região, fluxos de comercialização e distribuição, movimento de investimentos no setor, evolução do consumo, números do turismo setorial e outros dados muito interessantes. Veja a seguir as conclusões do estudo, e no fim do artigo, o link para acessar todo o conteúdo (64 páginas).

  • La importancia económica de la cadena de valor del sector vitivinícola se constata en una aportación total en términos de Valor Añadido Bruto (VAB) estimada en más de 23.700 millones de euros, es decir, el 2,2% del VAB español. Además, contribuye a la generación o mantenimiento de más de 427.700 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, de forma directa, indirecta e inducida. Y su aportación directa a las arcas públicas, en concepto de impuestos y cotizaciones sociales, supera los 3.800 millones de euros anuales.
  • Por cada euro de demanda final en el sector vitivinícola, la economía genera 1,75 euros de valor añadido directo e indirecto y algo más de 2 euros si se considera el efecto inducido.
  • La contribución económica del sector vitivinícola se distribuye a lo largo de toda la geografía española. En todas las Comunidades Autónomas hay presencia de viñedo y producción de vino, además de una nutrida red de distribución y comercialización del mismo. Así, por ejemplo, el peso de la viticultura alcanza el 1,4% del VAB de la economía castellano-manchega y el 0,7% de la riojana. En este último caso, el de La Rioja, la elaboración de vino contribuye con otro 3,9% al VAB regional.
  • Las adecuadas condiciones que ofrece el territorio español para el cultivo de la vid, así como la amplia tradición y conocimiento existentes en nuestro país en la elaboración del vino, redundan en un destacado posicionamiento internacional. Así, España ocupa una posición de liderazgo mundial en cuanto a superficie de viñedo y volumen de exportaciones de vino (tercer puesto en valor exportado, en 2019), además de ser el tercer mayor productor global de vino.
  • La contribución del sector vitivinícola a la internacionalización y proyección internacional de la economía española viene respaldada, entre otros, por un consolidado superávit comercial y tejido exportador, así como por la presencia de los productos vitivinícolas de origen español en cerca de 190 países. Además, el buen hacer de las bodegas españolas es reconocido con la recepción de galardones en los principales certámenes internacionales. No obstante, uno de los retos pasa por “sofisticar” esa presencia, con una mayor penetración en los segmentos premium, que atestigüe la calidad de los vinos producidos en España.
  • La importancia económica del sector vitivinícola traspasa la propia actividad, ya que existe una gran diversidad de operadores y sectores que tienen al vitivinícola como aliado y fuente de negocio. Entre ellos se incluyen las actividades suministradoras: industria de la madera, del vidrio, del corcho, y un largo etcétera; así como otras “Importancia económica y social del sector vitivinícola en España”
  • La importancia económica del sector vitivinícola traspasa la propia actividad, ya que existe una gran diversidad de operadores y sectores que tienen al vitivinícola como aliado y fuente de negocio. Entre ellos se incluyen las actividades suministradoras: industria de la madera, del vidrio, del corcho, y un largo etcétera; así como otras
  • Tanto la viticultura como la elaboración de vino (localización de las bodegas próxima a los viñedos) mantienen una fuerte vinculación con el territorio, siendo fuente de actividad e ingresos para muchos jóvenes y hogares españoles del medio rural (en julio de 2019 se contabilizaban unos 561.000 viticultores). Su aportación en términos de fijación de población al entorno rural también estaría contribuyendo a hacer frente a un importante reto para España como es el demográfico y, en particular, el despoblamiento territorial
  • La notable incidencia de los efectos del cambio climático sobre el sector vitivinícola lo hacen propulsor de soluciones innovadoras para mitigar dichos efectos y velar por el cuidado de los ecosistemas naturales, además de contribuir a la consecución de otros objetivos de sostenibilidad medioambiental.
  • El vino es un ingrediente de la esencia cultural y gastronómica, así como expresión social, españolas. Su presencia como acompañante gastronómico y su vinculación con los hábitos culinarios y las celebraciones en España también son parte del sustrato del valor social del vino.

Para saber mais acesse o link completo: https://www.interprofesionaldelvino.es/publicaciones-estudios/informe-importancia-sector-vitivin%C3%ADcola/

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *