Muçulmanos produziam e exportavam vinhos na Sicília nos séculos IX a XI – embora a religião não permita seu consumo

Tempo de leitura: 2 minutos

Baseado em texto de Ana Gómez, publicado em Vinotur; editado por Rogerio Ruschel

El vino, cujo consumo está prohibido por en el Islam, pero se ha descubierto que en la “Sicilia islámica” entre los siglos IX y XI, se producía y exportaba vino desde el puerto de Palermo hasta las tierras cristianas, convirtiendo a Sicilia en el centro del comercio del vino del mediterráneo.

Los investigadores de la estructura BioArCh de la Universidad de York, han demostrado que los musulmanes de Sicilia apreciaban el vino, tanto por su valor económico como por su relevancia agrícola. Tanto es así, que crearon un negocio de exportación de vino desde Palermo, antes del siglo IX d.C. Las ánforas utilizadas han sido analizadas por las universidades de Roma, York y Catania, entre otras, donde se han podido analizar las trazas orgánicas presentes en ellas.

Análisis químicos realizados en 109 ánforas utilizadas entre los siglos V al XI muestran una continuidad en el transporte del vino en Sicilia, durante el periodo islámico. Los estudios afirman que debido a la relación entre el ácido tartárico (uno de los principales elementos presentes en la uva. Los estudiosos no tienen pruebas que sugieran que el vino también era consumido por los miembros de la comunidad islámica.

Este componente realiza una acción fundamental durante la vinificación y el ácido málico (uno de los ácidos más abundantes de la naturaleza, presente en multitud de verduras y frutas, entre ellas las uvas) se han podido distinguir los residuos de vino de otros productos con un alto grado de certeza.

A historia empeza mucho antes. La producción, el comercio y el consumo de productos vitivinícolas tuvieron mucho éxito entre los fenicios. Prueba de ello son los numerosos hallazgos de ánforas en Mozia y Lilybaeum (la actual Marsala, Sicilia). Con los griegos en Sicilia (siglos VIII – III a.C.), la viticultura alcanzó un gran desarrollo, también porque estaba estrechamente relacionada con los rituales, así como con las fiestas dionisíacas. Se dice que el culto a Dionisio se originó aquí.

Con los romanos (siglo III a.C. – siglo VI d.C.), la viticultura y el vino en Sicilia recibieron una gran consideración. Con la caída del Imperio Romano la viticultura pasó a otras manos, y se incrementó su comercialización. Comienza la época de la dominación islámica hasta el siglo reforçando el Emirado da Sicília criado en el año 965.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *